El Gran Pez

Una esepcional película, adecuada para la reflexión y la diversión con nuestra familia. 

 

Nombre Original: Big Fish

País de origen:  EE.UU, 2003

Género: Comedia
Director / Autor: Tim Burton
Elenco: Ewan McGregor, Albert Finney, Billy Crudup, Jessica Lange, Alison Lohman, Helena Bonham Carter, Steve Buscemi, Danny de Vito.

Sinopsis: “El Gran Pez” es la historia de Edward Bloom, un hombre muy particular que posee una asombrosa capacidad para relatar acontecimientos de su vida pero con detalles que superan los límites de la realidad.
Su hijo, es un periodista que no comprende la tendencia irrefrenable de su progenitor a embellecer estas anécdotas. Luego de algunos años enemistados por esta causa vuelven a encontrarse cuando Edward se encuentra afrontando sus últimos días. Bajo esas circunstancias el hijo comenzará una indagación para descubrir la realidad de los sucesos que rodearon la vida de su padre.

Crítica: El cine de Tim Burton suele presentar una contradicción entre la utilización de los dispositivos cinematográficos como potenciales instrumentos de creación artística y los rasgos introspectivos que muestran algunos de sus films. Esta contradicción hace que algunas de las realizaciones de Burton queden a mitad de camino, entre ellas la reciente “ Big Fish”.
No cabe duda que entre los protagonistas de sus fábulas y el propio creador existe una distancia íntima. Constituyen variaciones de sí mismo. Edward Bloom es un fabulador, no un mitómano, sabe que la vida puede ser mezquina y por lo tanto re-crea los episodios importantes de su vida llenándolos de elementos que la enriquecen. No tiene intención de engañar sino de llevar a sus eventuales oyentes a un estado de encantamiento similar al que se produce en una sala de cine.
A partir del momento en que tratamos con un relato sabemos que no es la realidad y se establece entre los partícipes del fenómeno, un circuito donde de antemano cada uno es consciente del lugar que ocupa. Los mundos creados por Burton son una nota distintiva de su cine, hay una conexión estética e inclusive sociológica reconocible entre los pueblos o ciudades por donde circulan Edward “manos de tijera”, Ichabod Crane, o Batman por citar algunas de sus criaturas.
Estas representaciones pueden asumir formas sombrías, tenebrosas cercanas a lo onírico o romántico o también su contracara complementaria en lo armónico, uniforme y luminoso. ¿Qué sucede cuando el creador de estos mundos tiene que infundirles vida a sus habitantes? ¿Qué pasa cuando estas criaturas se expresan en estas representaciones?
En el caso de Edward Bloom su motivación parece ser no quedar atrapado en un mundo pequeño pero su recorrido no es iniciático, es ciegamente voluntarista y se produce entonces un movimiento contrario donde la mezquindad se corporiza en quien la cuestiona dejando de lado los matices que pueda proveer la experiencia en sí. Burton se obsesiona por la forma, construye mundos –y lo hace maravillosamente- pero muestra su veta mezquina o sus propias limitaciones cuando parece que no tiene claros los objetivos del para qué. Puebla estos universos con vacilaciones y abandona progresivamente las posibilidades de explorar sus propias riquezas en tanto indagaciones de los espacios mentales propios.

El cuestionamiento que realiza el hijo de Edward Bloom tratando de encontrar la verdad objetiva de los hechos que relata su padre se desvanece, fracasa por estas mismas razones. Cuando Burton trata de centrar el relato en la búsqueda de algo que a nadie le interesa -ni al espectador que quiere asistir al encantamiento del relato cinematográfico ni al resto de los protagonistas del film que escuchan fascinados las aventuras juveniles del moribundo- evidencia cierta complacencia que lo lleva a transitar terrenos que le resultan incómodos, inseguros y cercanos a un psicologismo banal . Por esta misma razón el intento de cerrar la historia con una intención de trascendencia parece exacerbado, desmedido, como intentando compensar forzadamente algo que ha sido insustancial y entonces, lo verdaderamente emocional se desvirtúa bajo el disfraz de golpes de efecto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s